cargando...

Al-Axara

HOME SPA

Algunos datos referidos al uso de las cuevas en la prehistoria


ALGUNOS DATOS REFERIDOS AL USO DE CUEVAS EN LA PREHISTORIA

“Somos los mismos hombres y mujeres que hace 25.000 años vivían al aire libre en los lugares donde hoy se asientan las grandes aglomeraciones urbanas. Para ser mas exactos, somos sus descendientes, los bisnietos de aquellos cazadores y recolectores de productos naturales que imaginamos felices y en perfecta armonía con los animales y las plantas”

Juan Luis Arsuaga, El collar del Neandertal.

Si bien es durante la transición geológica entre el Plioceno del Terciario y el Cuaternario cuando aparecen los primeros homínidos que pueden ser llamados humanos, cuando se produce su dispersión fuera de los ambientes africanos y cuando se produce un enfriamiento del planeta, las llamadas glaciaciones ( durante este periodo los casquetes polares cubrieron Irlanda, Escocia y Escandinavia), tal vez mucho antes nuestros antepasados ya utilizaban las cuevas como guarida o refugio.

Así encontramos fósiles de Austrolopithecus africanus datados entre hace 3 millones y algo menos de 2,5 millones de años, en tres cuevas en Sudáfrica: Taung, Sterkfontein y Makapansgat.

Esta especie desaparecida hace más de 2 millones de años, se encontraba entre los chimpancés y el hombre. Era un homínido, es decir pertenecía, al igual que otras especies también desaparecidas, a nuestra propia línea evolutiva y ya con cerebros de mayor tamaño que nuestros parientes los chimpancés. Estudios realizados demuestran que estos antecesores consumían además de frutos y hojas, semillas, raíces y tal vez carroña y pequeños herbívoros, de lo que se desprende que no solo habitaban el bosque selvático, sino también ambientes abiertos y despejados. Tal vez esta fuera una de las razones por las que buscaron refugio al abrigo de las cuevas.

Los fosiles mas antiguos de europeos han aparecido en la Sierra de Atapuerca (Burgos) http://www.atapuerca.org/ y tienen unos 800.000 años de antigüedad ( Si bien el descubrimiento de un diente, en la campaña de 2007, de 1,2 millones de años, parece hacer retroceder en medio millón de años la llegada de los primeros homínidos a este continente). Son individuos mas evolucionados que el Homo erectus con mas de 1000 cc de capacidad craneal y no son neandertales. Han sido llamados por sus descubridores como Homo antecesor.

Posteriormenete aparecen los abuelos de los neandertanles (Homo heidelbergensis), también muy abundantes en Atapuerca.

Hace entre 127.000 y 40.000 años aparecen en Europa, de forma exclusiva, los neandertales, que luego se desplazarán a Asia Central y Oriente Próximo.

Durante la última glaciación, hace 40.000 años. aparecen en Europa unos inmigrantes africanos, los primeros Homo sapiens, también conocidos como Cromañones; coexisten durante 10.000 años y hace unos 30.000 años, desaparecen los neandertales y nos dejan en la tierra como el único homínido vivo.

Los últimos 10.000 años forman el Holoceno o periodo interglaciar actual y en su inicio aparece la agricultura de cereales en el valle del Jordán y en Turquía y comienza la revolución del Neolítico con su producción de alimentos que nos sedentariza y nos hace muy numerosos.

El último periodo de clima frío extremo se produce en el intervalo entre hace 21.000 y 17.000 años en donde ya no existe el neandertal y en donde las grandes manadas de herbívoros campan a sus anchas.

Los primeros esqueletos de tipo moderno, protocromañones, son los enterrados en la cueva Jebel Qafzeh de Israel y fechados en torno a los 100.000 años.

El famosos yacimiento de Atapuerca, presentaba sus cuevas, en donde luego han aparecido sus fósiles, próximas a las orillas del río Arlanzón.

Podemos imaginarnos a los hombres prehistóricos oteando desde las laderas de la Sierra a los herbívoros que pacían tranquilamente”…

Con objeto de los estudios de recopilación de edades de muerte de todos los neandertales conocidos, Eric Trinkaus contabilizó 206 neandertales, todos del Pleistocenos Superior (menos de 127.000 años), de ellos todos excepto 4 se han encontrado en cuevas, reconociéndose a ellas como sus lugares de residencia habitual. Además en ellas se han encontrado grandes acumulaciones de utensilios líticos, restos de tallas y huesos de animales consumidos.

No obstante existen otras teorías que reconocen el aire libre y los espacios abiertos como el hogar del neandertal, siendo las cuevas una parte mas del paisaje, utilizada por estos humanos principalmente como refugio temporal, como abrigo esporádico. Es decir reconoce a esta especie una capacidad muy móvil, absolutamente nómada. Esta teoría explicaría la escasez de fósiles neandertales mayores de 40 años, los cuales morirían más en los desplazamientos y por tanto no habría oportunidad de ser enterrados en los periodos estables de refugio en cuevas. Así las cuevas se convertirían en meras paradas en el vagabundeo errabundo de los grupos neandertales.

Esta circunstancia, escasez de fósiles de viejos, también se da en los fósiles humanos de la Sierra de Atapuerca y ya en el otro grupo humano en el de los Cromañones, así como también en los antepasados de ambos grupos. Tal vez unos y otros merodearían los alrededores de esta cueva y solo en algunas ocasiones recalarían en ella.

Pero ¿eran las cuevas, algo mas que un mero cobijo?, ¿podrían considerarse refugios estables, habitats en donde guardar sus útiles, en donde protegerse, y calentarse?.

Existen diferentes yacimientos como el de la cueva sudafricana de Swartktraus en donde hay restos de cenizas de hace mas de 1 millón de años, como posible resultados de acciones humanas. Estos datos pueden presentar dudas ante la existencia natural de incendios que podrían haber incorporado sus cenizas al interior de estas cuevas. Algo similar puede decirse del yacimiento chino de Zhoukoudian de hace medio millón de años.

Sin embargo si está demostrada la intencionalidad y uso del fuego de los neandertales de la cueva israelí de Kebars o en la barcelonesa del Abric Romaní en donde aparecen distintos hogares utilizados por aquellos humanos.

Pero es que además se han encontrado enterramientos, siempre en cuevas, de neandertales y cromoñanes; es decir al menos desde hace 300.000 años hay pruebas evidentes de un comportamiento funerario en cuevas.

Por eso es preciso reconocer el valor de hogar real, aunque fuese únicamente temporal, dentro de un comportamiento nómada generalizado, que tuvieron las cuevas entre los primeros homínidos.

Compartir